¿Qué fue de la cantante Thalía?

Hace dos años anunciaron su muerte en las redes sociales e Internet, pero Thalía está muy viva y aún dispuesta a comerse el mundo.

Considerada como la Reina del pop latino, la mexicana Thalía es, cuanto menos, una de las voces más famosas de latinoamérica. Con temazos como Amor a la mexicana y Arrasando, se ha consolidado como un fenómeno de venta a escala mundial, con más de 40 millones de discos como solista.

Thalía ha configurado, junto con su archienemiga Paulina Rubio (que fue su compañera de banda y luego se convirtió en su mayor rival), y Shakira, un triángulo de éxito en clave latina.

Algún periodista malicioso llegó asegurar que de las tres cantantes Shakira es la que se sentó en el trono y que Thalía más que pop era “popu”.

Entre sus discos, sus telenovelas, el secuestro de sus hermanas, su fastuosa boda en la catedral de San Patricio en Nueva York y la enfermedad que estuvo a punto de acabar con su vida, es difícil que Thalía no esté en los titulares por una u otra razón. ¿Y qué ha sido de ella en los últimos años

2005

Quien no la conoce por su música la conoce como actriz, faceta que muchos aseguran que se le da mucho mejor que la musical. La llaman La Reina de las Telenovelas, no en vano ha contado con una audiencia de más de dos mil millones de personas en 180 países. Quizás las más populares fueron Marimar, María la del Barrio y María Mercedes, la llamada Trilogía de las Marías, que junto con Rosalía, la lanzaron al estrellato desde una edad muy tempana.

Su familia es una de las más poderosas de México y su popularidad en Estados Unidos es tal que en 1997 se instauró el 25 de abril como el Día de Thalía por parte de la comunidad latina de Los Ángeles (California).

Y no solo allí; en dos ocasiones más también se estableció un Día de Thalía en otras partes del mundo y es que su fama cruza fronteras: ha recibido las llaves de más de 50 ciudades de distintos países.

Thalia music video maluma desde esa noche

Thalía es fuente de admiración e inspiración por doquier: no solo es ídolo de muchas mujeres y objeto de deseo de los hombres, sino que por su amor a los vestuarios extravagantes también se ha convertido en icono gay. Tiene un ejército de drag queens imitadoras que tiene nombre propio: las Thalíos.

Entre sus más fervientes admiradoras se encuentra la malograda actriz Lindsay Lohan y la mismísima Shakira, que llegó a confesar en una entrevista que le gustaba tanto el nombre de Thalía que le hubiera gustado llamarse así.

Thalía también tiene sus propias influencias y a la cabeza está su propia madre, Yolanda Miranda, que fue su mánager hasta el año 2000. Falleció en 2011, dejándola desolada. “Hoy ha muerto la mitad de mi alma. Siento que muero lentamente… Gracias por sus oraciones para mi guerrera, para mi madre”, anunció entonces.

Emilio Estefan, famoso productor musical y marido de Gloria Estefan, también ha sido una de las mayores influencias de Thalía. “Mi carrera cambió a raíz de que las Marías pegaron en todo el mundo y de que Emilio Estefan firmara por primera vez a una artista latina que no fuera Gloria Estefan”, dijo una vez.

Ella también atribuye su éxito a Alfredo Díaz Ordaz, hijo del expresidente de México Gustavo Díaz Ordaz. Fue su productor y pareja durante cuatro años, pero murió a causa de una hepatitis C en el tiempo en el que Thalía grababa la telenovela Marimar.

Aquella pérdida fue “un duro golpe para ella”, según explicó después en una entrevista. Fue de hecho, una especie de experiencia mística, asegura que se reencontró con Dios: “Él me agarró de la mano y me llevó a la luz. Desde entonces solo he tenido éxitos”.

Un abultado curriculum amoroso
Lo cierto es que Thalía ha tenido un curriculum amoroso bastante notable desde que se integró en la banda Timbiriche a principios de los años 80, donde coincidió con Paulina Rubio. Timbiriche en sus inicios trataba de seguir los exitosos pasos de Parchís en España, pero llegó más lejos, y llegó a evolucionar como una banda juvenil en los años 90. Uno de sus primeros novios de Thalía su compañero de escenario Diego Schoening, pero también se le relacionó con los otros dos componentes masculinos, Benny Ibarra y Erik Rubín.

Paulina Rubio y Thalía, rivales en el grupo juvenil Timbiriche
Diego Schoening, Alix Bauer, Mariana Garza, Paulina Rubio, Eduardo Capetillo, Thal¿¿a Sodi Miranda y Erick Rubin, componentes del grupo musical Timbiriche. (GTRES)

Tras la muerte de Alfredo Díaz Ordaz volvió a encontrar el amor en el actor Fernando Colunga, con quien protagonizó la telenovela María la del barrio en 1995, pero él salió un poco escaldado por el desbordante éxito de ella: “El amor lo disfrutas con tu pareja, no lo quieres disfrutar con 800.000 personas que ni entienden tu relación”, comentó una vez el desdichado novio.

También pasó por su vida el actor Jaime Camil antes de que fuera actor, y se insinuó que mantuvo un romance con Rodrigo Vidal e incluso Luis Miguel.

El hombre de su vida: Tommy Mottola
Pero a finales de los años 90 llegaría el hombre de su vida: el entonces presidente de Sony Music, Tommy Mottola. Hacía pocos años que se había divorciado de su segunda mujer, la cantante Mariah Carey y Thalía coincidió con él en una cena junto a Emilio Estefan.

“Estaba grabando aquí en México Rosalinda y fui a Miami un fin de semana a una reunión de amigos, lo conocí y quedamos impresionados”, contó Thalía.

Al igual que la protagonista de una película de Disney, Thalía vivía en su propio cuento de hadas. Así que montó una boda de cine.

La ceremonia se celebró el 2 de diciembre de 2000 en la impresionante catedral de San Patricio, en Nueva York, costó unos tres millones de dólares, con invitados de alto copete como Bruce Springsteen, Michael Jackson, Robert De Niro, Jennifer Lopez y Julio Iglesias. Emilio Estefan fue el padrino, como no podía ser menos. El evento fue impresionante, apareció en medios de comunicación de todo el mundo.

Uno de los detalles más impactantes fue el vestido de novia, de 70 kilos y 17 metros de cola.

“Estoy plenamente feliz al lado de Tommy y me caso enamoradísima. Él adora a mi familia y me trata como una reina. ¿Qué más puedo pedirle a la vida?”, aseguró entonces.

Siete años después nació su hija Sabrina Sakaë, en 2011 nació su hijo, Matthew Alejandro, cuyo nombre se convirtió en ‘trending topic’ para las familias latinas en Estados Unidos, con una oleada de Matthew Alejandros nacidos al año siguiente.

Todo auguraba una felicidad eterna. Tommy y Thalía se querían con locura. ¿Fueron felices y comieron perdices? No exactamente, de hecho la cantante y actriz estuvo a punto de morir por culpa de la enfermedad de Lyme, una rara infección transmitida por garrapatas.

Por culpa de una garrapata
Thalía nunca ha sabido cuando contrajo la infección; nunca encontró ninguna picadura y piensa que le pudo tenerla en la cabeza, pero los primeros síntomas aparecieron a finales del 2007, cuando estaba embarazada de su hija Sabrina.

“En el último mes de embarazo comencé a sentirme extremadamente cansada, adolorida, con unos sudores impresionantes que me hacían cambiar de pijama tres veces en la noche. Me daban dolores musculares”, rememoró la cantante. “A mí me gusta mucho hacer ejercicios al aire libre y definitivamente donde hay más árboles y campo es donde hay mayor propagación de garrapatas. Supongo que es ahí donde me picó, en un área muy boscosa donde solíamos ir”.

La garrapata es común en zonas suburbanas y rurales del Noreste de Estados Unidos como Nueva York y Nueva Jersey, donde Thalía vivía en una enorme finca con ciervos y todo.

Los médicos no encontraban el origen de su mal, pensaban que se sentía así porque acababa de dar a luz, que tal vez eran las hormonas o la lactancia, pero se fue agravando y a los seis meses se encontraba tan mal que pensó que se iba a morir. “Es terrible, no puedes controlar el dolor, sabes que algo te está pasando pero no sabes qué hacer. Es una enfermedad que te ataca el cerebro, a veces pierdes las palabras, el habla, no te puedes ni mover, ni levantar de la cama”, contó Thalía, cuya enfermedad paralizó por completo su carrera, ya que era incapaz de seguir cantando o componiendo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *